Dona X Cuba

viernes, 16 de diciembre de 2016

Cara y Escudo

"Me fui,
y tras de mi muchas otras ilusiones. 
Una pequeña parte de mis sueños, 
y casi nada de lo que pudo ser ."

Corría el otoño de 2008 , fue entonces que escapé. No podía creerme lo que estaba sucediendo, sería la primera vez en 26 años que conocería algo más,que podría respirar vientos libres. Esta vez tendría significado el viejo slogan castrista de que "siempre es 26". Mi edad se detendría cual reloj de arena atascado, ya no seria un simple numero , ni el mero pasar de los años, ya habría un nuevo símbolo en mi vida ,un nuevo "26", que de "médico nuevo " en la "charada cubana", pasaría a significar libertad, huida, rebeldía, contra todo lo absurdo y obsoleto que desgobierna mi patria. Desde entonces en mi vida, no habría espacio para ataduras ni falsos dioses, desde ese momento siempre sería 26.

Los tiempos cambian, cuando vives en la isla no logras percatarte, porque el tiempo parece haberse detenido , sin embargo todo cambia . Recuerdo que había muchas cosas que no entendía , sacando del juego las doctrinas parenterales a la que somos expuestos sin excepción, no podía explicarme por qué el exilio cubano , los miles de veces mal llamados "mafia de Miami" , solo deseaban el mal para mí, sí, para mí que me consideraba parte de "el pueblo cubano". Nunca podía entender por qué tenia que sufrir apagones, falta de servicios básicos, incluso límites para soñar, solo por el pretexto de que Cuba fuera libre. No quiero hablar por otros , solo lo hago por mí , por el Yo Pueblo, es por eso que hoy les pareceré algo egocéntrico, pero hoy se trata de mí . No podía entender donde entraba Yo en los planes del exilio. El castrismo aprovecha todas esas brechas que abrimos o vamos dejando, ellos se meten hasta el fondo, y mas allá inclusive, cuando de ideología perversa se trata. Mi reacción ante tantas contradicciones internas , y ante tantas cosas que desconocía, por falta de fuentes de información, y demasiada manipulación, fue la apatía política. Sí, en ese entonces al Yo Pueblo no le interesaba hablar ni escribir, de hecho no lograba ni pensar en política, era como un débil visual que habría decidido comportarse como ciego, resolver sus necesidades básicas, y dedicarse a estudiar o trabajar según fuera el caso. Hasta me creía la filosofía simple de quien es el bueno, o cual es el malo sin hacer preguntas. No se imaginan el choque interno que tuvo en mí, descubrir la naturaleza asesina del Che Guevara, no lograran plagiar jamas mi rostro de decepción ,al enterarme que fueron en vano tantas flores en el mar cada 28 de Octubre, Camilo no estaba ahí. Así fui descubriendo solo yo , sin que nadie me lo dijera a viva voz, una sumatoria de mentiras que se convirtieron en cimientos para el nuevo Yo. No solo fueron patrañas y decepciones, fue algo más, fue la sensación de haber vivido en un castillo de naipes toda la vida, y lo peor , las cartas nunca fueron mías. 

Es entonces que ahora una vez libre ,cuando muté del Yo pueblo , al Yo Exilio, me pregunto... acaso no hay otros "Pueblos" que piensan como una vez Yo? Es tan difícil ver el otro lado de la moneda?
No olvidemos que es la misma . unos están del lado del Escudo , otros solo pueden ver la Cara , pero la moneda no cambia como el tiempo, sigue ahí , intacta, esperando darse la vuelta de una buena vez y por siempre, y mostrarse en todo su esplendor. No podemos desde afuera intentar pensar como el que aun vive dentro. No seria justo seguir rígidos en nuestras propias dictaduras internas, cuando hay todo un pueblo clamando libertad, aun sin saber lo que significa. No esta bien ni me resigno a pensar que solo existen mis concepciones y actos. Sé que hay alguien más. Alguien que puede que no comparta mi sangre ,mi manera de hacer las cosas, o mi forma de reír o de llorar, pero no por eso deja de ser "mi gente". Personas que no podemos juzgar porque han vivido toda su vida en cautiverio, y aun no logran pensar por si mismos, aunque parezca iluso , es así. El castillo de naipes en sus mentes sigue intacto, la diferencia es que aun lo llaman casa.

Tenemos que buscar la manera adecuada para unir por el bien de la patria a todos esos "Pueblos".
Cada cubano es un pueblo, esa quizás es la parte mas difícil, pero tenemos la esperanza latente,se llama Martí, el pudo unirnos hace ya mas de un siglo, parece una utopía, pero el trazó el camino para que lo recorramos juntos. Si logramos ceder , la moneda caerá al suelo y no sera de nadie. Este nuevo Yo ni vive en Miami , ni tampoco es Mafia, sin embargo Soy Exilio. No quiero que sufran mas en silencio, cual rebaño extenso en la isla sombría, soy tan Pueblo como ustedes, no nos veamos como partes diferentes, si somos un mismo cuerpo. Ya no seamos el Escudo que rechaza nuevas concepciones, ideas de cambio por el bien común, dejemos de ver nuestras propias prioridades y pongamos primero los intereses de la patria. Tampoco seamos Cara, no nos mostremos como los más justos o los más dolidos, por un pasado que ya pasó... todo un pueblo sufre de maneras diferentes. Tenemos que aprender a vernos como solo uno, aquella moneda de 26 centavos que sigue rodando, y por mas que el tiempo pase no logra encajar en la vieja vitrola de los nuevos tiempos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada